ENLACES

Inicio

Números previos

Organizaciones

LINKS

Home

Past Issues

Organizations

Aumentan muertes de la vaquita; defensores exigen prohibición total de pesca dañina

Por Talli Nauman*

Vaquita marina

La vaquita marina. (Foto: tomada del Internet).

SAN FELIPE

A un mes de que defensores de la especie de marsopa más pequeña del mundo exigieron al gobierno federal la prohibición permanente de artes de pesca que la amenazan, las autoridades detuvieron al dueño de un buque cuando detectaron su embarcación realizando actividades de pesca de arrastre al interior del Área de Refugio para la Protección de la Vaquita (Phocoena sinus), en el Alto Golfo de California.

Está excluida toda actividad de pesca con cualquier tipo de redes de arrastre y agalleras en el refugio, dado a que son dañinos a la vaquita, el mamífero marino en mayor peligro de extinción. Se calcula que entre 50 y 100 ejemplares sobreviven en el mundo, todos en México.

La prohibición actual de los métodos de pesca que amenazan a la especie está vigente sólo desde abril del 2015 hasta abril del 2017. Excluye el uso de redes de enmalle, cimbras y palangres operadas con embarcaciones menores en el hábitat de la vaquita marina, o sea en el Alto Golfo.

Las organizaciones exigieron la veda permanente de estos métodos en abril de 2016, tras el hallazgo frente al Puerto de San Felipe, de tres vaquitas muertas con señas de daño por redes y sogas. Son: el Animal Welfare Institute, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A. C. (Cemda), el Centro para la Diversidad Biológica, Defenders of Wildlife de México, la Fundación Antonio Haghenbeck y De La Lama I.A.P., Greenpeace y Producciones Serengueti.

“Todo parece indicar que ni la prohibición de ciertos métodos de captura, ni los patrullajes en la zona para verificar que efectivamente se esté acatando esta prohibición están siendo efectivos,” agregaron.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, (Profepa), se encargó de la necropsia correspondiente a los 3 cetáceos, realizándola en las instalaciones del Parque Zoológico Internacional A.C., y de la clínica veterinaria del Dr. Alexander Brown, ubicadas en Tijuana. Depositaron los restos en el congelador de la Delegación de Profepa en Mexicali, Baja California, para estudios posteriores.

“Ante la posibilidad de que estos ejemplares murieron enmallados o a causa de actividades antropogénicas, la autoridad intensificará las acciones de inspección y vigilancia nocturnas, marítimas y terrestres, sobre todo en los sitios detectados como tiraderos de redes totoaberas; además de buscar un acercamiento con el gremio pesquero a fin de sensibilizar a sus miembros de abstenerse de realizar actividades de pesca furtiva y con artes prohibidas”, dijo Profepa.

vaquita marina

La vaquita marina, cada vez más cerca de la extinción. (Foto: tomada del Internet).

En marzo, Sea Shepherd Conservation Society, organización que se encuentra en plena campaña de rescate de la vaquita, encontró otra vaquita muerta a flote en las aproximaciones de San Felipe, en un estado avanzado de descomposición, como constata la Profepa.

“Debido al nivel de descomposición, no fue posible precisar que su muerte fuera causada o no por actividad antropogénica”, concluyo un informe de la Profepa, mismo que también resguardó el cadáver en su cuarto refrigerado en Mexicali. Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, notó tres deficiencias en el actual programa de conservación: la vigilancia en la zona no es suficiente ni efectiva; las artes de pesca alternativas que existen actualmente no son incentivadas como debería para su uso; y la experimentación y desarrollo de nuevas artes es prácticamente nulo”.

Los activistas aceptaron que “las medidas propuestas por el gobierno federal son un buen inicio, pero deben ser ejecutadas de manera efectiva”. Y destacaron: “Faltan recursos, reforzar los patrullajes y vigilancia en la zona y dotar a la comunidad de pescadores de alternativas en los métodos de pesca que les permita realizar esta actividad sin convertirla en una amenaza, no sólo para la vaquita, sino también para la totoaba, especie que también está en peligro de extinción”.

Más de 140 mil personas han firmado una petición exigiendo que las medidas de protección para la vaquita sean permanentes. Se pueden sumar otros nombres en la página greenpeace.mx/vaquita-marina

“Quedan muy pocos ejemplares de la vaquita y por ello es importante protegerla ahora, porque de lo contrario, en muy poco tiempo habrán desaparecido y cada que se pierde una especie, se pierde también el capital genético y el equilibrio ambiental, en este caso de los océanos”, señaló Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace México.

*Codirectora Periodismo para Elevar la Conciencia Ecológica